Primero tienes que empezar por ti

No puedes forjar un ente positivo en tu hija o en tu hijo si no comienzas contigo. El primer ejemplo de ellas y ellos son sus madres y padres. Entonces, si continúas ofreciendo malos ejemplos, ¿vas a forjar un ente positivo? La respuesta es: NO.


Los ejemplos malos son tan simples como criticar a alguien frente a tu ente, discutir con alguien delante de tu ente o quejarte todo el tiempo sobre la vida.


Esos simples ejemplos si se ejecutan todos los días, se convierten en hábitos y por consiguiente es lo que tu ente va a aprender.


Cada vez que vayas a hablar o a actuar delante de tu ente, pregúntate: ¿esto es lo que quiero que mi hija o hijo aprenda de mi?


Forjar Entes Positivos es tarea de todas y todos, comienza a dar el ejemplo.

.

185 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo